El Diario de Oier

Vivencias, hazañas e impresiones de un niño. Desde la cuna hasta que me canse.
Añade este blog a tus favoritos - tus feeds

El diario de Oier

Inicio > Historias > Formándome para ser príncipe

Formándome para ser príncipe



Hola, como indica el título, este fin de semana he estado perfeccionando mis habilidades, para llegar a ser príncipe.

Como ya sabía vaguear durante todo el día, prácticamente desde que nací, y no tengo problemas para tragarme una comida y una cena oficiales (o no) sin pestañear, he decidido ampliar mi campo de conocimientos en la rama de los deportes nobles. O sea, que el fútbol, o el baloncesto, no están incluidos.

Como lo de conseguir un barco está imposible en verano, me he dedicado a la natación, que he pensado que puede ser útil, si finalmente me dedico a las regatas. Por el momento, me meto donde hago pie (y culo, que todavía no sé andar, aunque ya me pongo de pie solo, si me apoyo en algo). No vaya a ser que me ahogue, y acusen a mis padres de magnicidio.

antes de practicar natación

¿A que tengo buena planta de nadador? Mi aita dice que tengo planta de nadador cervecero. La verdad es que no sé a qué se refiere. En todo caso seré nadador biberonero, que todavía es lo único en lo que sé beber, porque ne vaso me atraganto. Bruto que es uno.

Aprovechando que este fin de semana era más largo por estos lares, no sólo me he dedicado a la natación, sino al muy noble deporte de la equitación. Sí amables lectores, cierren esa boca de pasmo. Ni los más ilustres reyes de la historia comenzaron tan jóvenes a montar (a caballo, se entiende).

Cabalgando cual John Wayne txiki

Como veis, aunque parezca que quería huir de mi nívea cabalgadura, en realidad estaba ejercitandome en los complicados malabarismos mongoles a caballo, que consiste en descabalgar en marcha, y volver a subirse sin parar el caballo.

En fin, un fin de semana intenso, en el que no he perdido la posibilidad de perfeccionarme como futuro vagoaagghhh, ejem, ejem, que tengo una flema atravesada, perdón. Decía que no he perdido la oportunidad de formarme para ser príncipe. Profesión loable donde las haya.

Ah, y no vale copiar ideas. Que se me ha ocurrido a mi primero.

Saludos reales

Oier

2003-07-28, 16:15 | 7 comentarios

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://oier.blogalia.com//trackbacks/10170

Comentarios

1
De: Algernon Fecha: 2003-07-28 18:08

¡Magnífico! :D

Ya tenemos O Rei!



2
De: Oier Fecha: 2003-07-28 19:11

No es O'rei, es Oier, que tiene las mismas letras, pero no es igual.

Además, yo sólo quiero ser príncipe. No quiero reinar, que la gente está muy pendiente de tí, y te critica, y ... A veces hasta parece que trabaja.

No, mejor ser príncipe. Además va más acorde con mi edad ;-))



3
De: ivan Fecha: 2003-07-29 07:22

di que si mejor principe que no hace casi nada y nadie se mete con el, incluso hasta hay algunos que nunca se casan!
muy favorecido en las fotos, te pega lo de hacer deporte



4
De: Oier Fecha: 2003-07-29 16:09

Gracias Ivan. Procuro mantener mi línea. Sobre todo la curva de encima del bañador ;-))



5
De: eledhwen Fecha: 2003-07-29 17:29

Veo que antes de tirarte al agua practicas algunos ejercicios de precalentamiento, ¿eso son flexiones?
Muy bien, muy bien, previniendo los calambres, que son mu dolorosos.



6
De: Oze (El Erizo Azul) Fecha: 2003-07-31 22:25

Oier... hablamos de príncipe al más puro estilo monárquico... o a lo Príncipe de Beckelar?



7
De: Oier Fecha: 2003-08-01 16:31

No, no. Príncipe príncipe. Mucha pasta, y holgazanear a mogollón. Que las galletitas de chocolate son para el vulgo ;-)




Creative Commons License
Esta obra está publicada bajo una licencia Creative Commons.