El Diario de Oier

Vivencias, hazañas e impresiones de un niño. Desde la cuna hasta que me canse.
Añade este blog a tus favoritos - tus feeds

El diario de Oier

Inicio > Historias > Olentzero: El día después

Olentzero: El día después



Ya pasó la vorágine de papeles de colores, lacitos y cellos, envolviendo el mogollón (ya sé que lo de mazo es más moderno, pero no me gusta nada) de regalos que trajo Olentzero. Como eran tantos, mi memoria que es muy selectiva (al igual que mis aitas metiendo en el armario para posteriores descubrimientos), sólo se acuerda de algunos. Un coche de carreras rojo, que tiene unos números que se encienden y cuando los cuenta para atrás, anda. Varios libros. Concretamente tres. Uno de animales y números, otro de peces también con números, y otro sobre la vida campestre, con patos, vacas, mariposas, conejos, etc., etc.

También me han regalado una moto, que todavía me está un poco grande. Un Lego, con un montón de piezas que puedo usar con mi tren de Dinamarca. Un Mr-Ms Potato de peluche, que puedes hacerlo lo mismo señor que señora (mira que son modernos los de Playskol, o como se escriba). Un perrito de peluche que parece de verdad. Una sillita de las de llevar muñecos, que para los que no lo sepan, permite que aumente mi velocidad sobre tierra, en casi un 100%. Corro super-rápido con ella. ¡Ah! Y unas playeras (bambas-deportivas-zapatillas de deporte). Esto que me acuerde a bote pronto. Bueno, y un caballo. Aunque me da un poco de vergüenza decirlo. Pero que conste que yo no lo había pedido (bueno, en realidad no había pedido nada ;-)

Como veis eso de ser sobrino-nieto e hijo primerizo tiene sus ventajas. Y seguro que me habré olvidado de algún regalo, pero es que ha sido de locura. Consumismo me parece que se llama. En fin, la verdad es que juego con cuatro cosas. El resto, mis aitas lo han guardado para sacármelo un día de sorpresa, cuando ya no me acuerde. A mí me parece bien, así cuando me aburra de estos, tendré juguetes nuevos otra vez.

Espero que Olentzero haya sido bueno con vosotros también. ¿Alguien quiere un caballo?

Oier

2003-12-30, 19:11 | 0 comentarios

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://oier.blogalia.com//trackbacks/14229

Comentarios


Creative Commons License
Esta obra está publicada bajo una licencia Creative Commons.