El Diario de Oier

Vivencias, hazañas e impresiones de un niño. Desde la cuna hasta que me canse.
Añade este blog a tus favoritos - tus feeds

El diario de Oier

Inicio > Historias > De excursión por la Bizkaia profunda

De excursión por la Bizkaia profunda



Antes de nada, disculpas de parte del escriba (ese vago de mierda, añadiría yo), por no haber posteado nada la semana pasada. Solamente da las excusas de siempre. Que si el trabajo, que si está liado, que si el ordenador de casa se ha escacharrado (esto es cierto, pero no le exime, porque se rompió ayer).

Tras la tanda de lamentos, a lo mío. El fin de semana pasado me fui de excursión a la Colegiata de Cenarruza (o Ziortza en euskera).

El lugar es muy bonito (un poco pequeño para tanta fama, pero bonito). En la ilustración la arcada que da acceso al recinto desde el camino de piedra que sube desde Bolivar. Sí, el pueblo de los aitites (o así) del libertador, que tiene un museo dedicado a su figura, llamado (poco originales ellos) Museo Simón Bolivar.

Cruceros de Cenarruza

Una vez pasado el arco nos encontramos con la iglesia en sí.

Cenarruza itself

A la izquierda está el claustro. Muy pequeño para las expectativas creadas. De hecho el de la catedral de Bilbao, es bastánte más grande y mucho más bonito.

Claustro

Personalmente, lo que más me gustó fue el bicho tallado en una de las vigas del pórtico. Aunque en la foto no se aprecie, tenía dientes y todo.

El bicho de la viga

Una vez dentro, lo más destacable es el pedazo de retablo que tienen. Lo de pedazo es por lo grande. Aunque tenía partes muy interesantes también (al menos eso decía el "bellasártico" de mi aita). Yo me aburrí bastante con la charla del cura que guió la visita. Yo es que de arte no entiendo mucho. Aunque con la afición de mis aitas por las piedras viejas, y los cuadros raros, me imagino que o me termina gustando, o lo odiaré toda mi vida.

retablo

Sin embargo, lo que más me gustó de la visita, estaba a la salida. Con un cartelito pequeño, que decía denda (tienda), escondía en su interior alguna suculencia, como queso, galletas o chocolate, de los que dí buena cuenta. Con eso de ser pequeño, les hace gracia que coma, y me da todo el mundo. Y claro, no es cuestión de dejar en feo a mis aitas ;-)

La tienda

Un poco antes de llegar a Cenarruza, que como un montón de ermitas e iglesias en el País Vasco, también está en un alto, hay un refugio, que al parecer también formaba parte de la visita. En la ilustración, servidor en un momento de asueto.

Oier en el refugio de Cenarruza

Pues eso, un poco de diversión cultural para el fin de semana. Mis aitas me han prometido que habrá más. A ver. Yo me lo pasé muy bien. Un tanto cansado (de ahí nos fuímos a Aulestia a comer, y luego bajo un aguacero de impresión, a Lekeitio a tomar el café), pero muy divertido.

Buen Lunes

Oier

2004-01-26, 01:00 | 2 comentarios

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://oier.blogalia.com//trackbacks/14833

Comentarios

1
De: Oier Fecha: 2004-02-04 14:22

Hola! ^_^

Yo tambienme llamo Oier, y vivo en beasain, tengo 13 años, y las fotos de mi tocallo son muy "monas". Espero que me contesteis.



2
De: Oier Fecha: 2004-02-16 14:35

¡Hola Tocayo! Perdona, pero se me había pasado este comentario.

Gracias por el piropo, y por pasarte por aquí.

¿Tú también tienes página?




Creative Commons License
Esta obra está publicada bajo una licencia Creative Commons.