El Diario de Oier

Vivencias, hazañas e impresiones de un niño. Desde la cuna hasta que me canse.
Añade este blog a tus favoritos - tus feeds

El diario de Oier

Inicio > Historias > Marditah muelah

Marditah muelah



Parafraseando al gato Jinks, de Pixie y Dixie (recuerdo amablemente cedido por mi aitatxu), marditah muelah, como oh coha, oh vaih a enterá.

Ayer me pasé todo el día con fiebre, y como un litro de mocos (perdón a esas almas cándidas de vívida imaginación) en cada agujero de la nariz. Fatal, vaya. Y por si fuera poco, las muelas dolían tanto que no me dejaron dormir en condiciones. Un asco.

Afortunadamente, parece que ya ha pasado y hoy me he levantado mejor. Ya sabía que no era grave porque el Lunes estuve en el pediatra para medirme y eso, y como ya andaba un poco así, me miró bien, vaalee, me auscultó, y me miró los oídos, no me recetó nada y pasó a la parte de pesos y medidas.

El parte se puede resumir en que he crecido un poco más que lo de siempre y he engordado un poco menos, así que puedo decir que soy más alto y más esbelto que hace unos meses. Además, ya puedo tomar leche de vaca, para elegría del presupuesto familiar, y gustazo de mis papilas gustativas ;-)

Y mañana más.

Oier

2004-03-10, 01:00 | 0 comentarios

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://oier.blogalia.com//trackbacks/16534

Comentarios


Creative Commons License
Esta obra está publicada bajo una licencia Creative Commons.