El Diario de Oier

Vivencias, hazañas e impresiones de un niño. Desde la cuna hasta que me canse.
Añade este blog a tus favoritos - tus feeds

El diario de Oier

Inicio > Historias > Cómo me convertí en Oier-Potter

Cómo me convertí en Oier-Potter



Je, je, je. Malas caras, ¿Eh? Es lo que tiene la vuelta al trabajo después de unas más que merecidas vacaciones. Pero hay que animarse, que enseguida llega el veranito.

Como os podreis imaginar, yo me lo he pasado muy bien. He pasado frío, pero por lo demás muy bien. Como en el pueblo casi no hay coches, salía a pasear sin sillita. No veais qué divertido. Mis aitas iban para un lado, y yo echaba a correr para el otro. ¿Que quería que me llevasen? O problem. Me ponía burro, que no quería andar, y mi aita me cogía en brazos. Divertidísimo, en serio. Probadlo si podeis.

A la llegada a la casa del pueblo, hacía un frío dentro, que no nos quitamos los abrigos hasta que nos fuímos a la cama. Y eso con calefacción nueva de gas. El caso es que después de media hora de pelearse con las llaves del gas, el agua, la caldera, y qué sé yo que más, mis aitas pusieron la calefacción en marcha. Luego las cenas, porque entre unas cosas y otras nos dieron las nueve, y finalmente me metieron en la cama, a pesar de mis amargas protestas, porque me lo estaba pasando pipa.

Al día siguiente, me llevaron a los columpios, y entre sube y baja, me pegué un coscorrón (un 'cabe' que le llaman allí) de aquí te espero. Resultado, un chinchón del tamaño de un huevo frito. Y si no me creeis, mirad:

Pedazo de chinchon

Y así, casi sin darme cuenta, fui convirtiéndome en Oier-Potter. Al día siguiente, una herida (pupa me decían los panolis de mis padres), surcaba mi frente.

Oier-Potter

Y así he estado todas las vacaciones. Aunque ya se me ha caído la postilla. Ya veis, que empecé las vacaciones con alegría ;-) Lo del mosto fue para curar las penas.

Seguiré contando, que aún queda mucho.

Hasta mañana. Y que os sea leve la vuelta.

Oier

2004-04-13, 01:00 | 4 comentarios

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://oier.blogalia.com//trackbacks/17548

Comentarios

1
De: El Señor Lechero Fecha: 2004-04-13 13:59

Pues nada, Oier: Sana, sana, culito de rana, que si no sana hoy, sanará mañana.

P.D. ¿Un chinchón? ¿Te dan tus aitas bebestibles alcojólicos tan chiquitín? De Bilbao tenías que ser.



2
De: Akin Fecha: 2004-04-13 14:07

Oier-Potter y con varita comestible...



3
De: Tubbo Fecha: 2004-04-13 20:10

Chichón, señor Lechero, se dice chichón.
Usted siempre pensando en lo mismo... bueno... y en eso otro también. ;)
Oier-Potter... aprovecha para pedirles a tus aitas un casco integral de esos. A ver si así, poco a poco, les vas sacando la moto.



4
De: Oier Fecha: 2004-04-14 09:57

Señor Tubbo, se puede decir de ambas formas. Respecto a la moto, la tengo en el garaje desde navidad, pero debido a su cilindrada, todavía no llego bien al suelo, pero en un par de meses...




Creative Commons License
Esta obra está publicada bajo una licencia Creative Commons.