El Diario de Oier

Vivencias, hazañas e impresiones de un niño. Desde la cuna hasta que me canse.
Añade este blog a tus favoritos - tus feeds

El diario de Oier

Inicio > Historias > Y es que andar da un hambre...

Y es que andar da un hambre...



Dice mi aita, que ha estado aquí (en el pueblo, se entiende), que me ha encontrado hecho un jeta. Que me las sé todas para salirme con la mía. Y que siempre termino haciendo lo que quiero. Como comprendereis, sólo voy a responder a estas acusaciones delante de mi abogado.

También se queja, mi aita es un quejica, de que como muchas chucherías (el regaliz me encanta, lo reconozco, y además lo pido por su nombre), pero es que como en el pueblo no uso la sillita, pues me da un hambre, que no veas.

Pero no todo son quejas. Por ejemplo, mi amatxu está encantada, y yo también, dicho sea de paso, con que ya no coma las cosas en puré, sino que me puedan poner lo mismo que a los mayores. Por ejemplo, patatas con chorizo, pochas, vainas, pollo en salsa, y otras deliciosidades culinarias, tanto para comer como para cenar. Lo cual me permite tomar parte, entre otros, en los pintxos del Domingo, o en los obsequios de los tíos que viven en la casa de al lado, por ejemplo, unas alitas fritas de pollo, que disfruté como si fuese un chupa-chups. Y eso que ya me había comido mi plato de arroz y pollo en salsa, pero para una chuchería siempre hay sitio ;-)

Pero no todo es disfrute. El tiempo que está haciendo estos días está dejando por los suelos la credibilidad de los frailes y pastores que lanzan sus augurios basándose en las témporas. Que iba a hacer un Agosto seco y caluroso. ¡Já! De siete días ha llovido cinco. Y de momento, esta semana, uno de uno. Una gaita, vaya.

Bueno, os dejo que me voy a desayunar. Buen Lunes.

Oier

2004-08-09, 01:00 | 0 comentarios

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://oier.blogalia.com//trackbacks/20700

Comentarios


Creative Commons License
Esta obra está publicada bajo una licencia Creative Commons.