El Diario de Oier

Vivencias, hazañas e impresiones de un niño. Desde la cuna hasta que me canse.
Añade este blog a tus favoritos - tus feeds

El diario de Oier

Inicio > Historias > El reportaje del verano

El reportaje del verano



Como lo prometido es deuda, aunque llegue con retraso, he aquí el reportaje de las vacatas, al más puro estilo prensa rosa.

Como es habitual en él, en la instantánea, se puede ver al duque de Elciego en la plaza de tan insigne villa, conduciendo, él mismo, su utilitario.

El duque de Elciego en la plaza de la insigne villa, conduciendo, él mismo, su utilitario

Otra estampa típica del verano alavés, el duque disfrutando de unos momentos de asueto en su área de recreo.

El duque de Elciego disfrutando de unos momentos de asueto

Aquí le vemos en otro lugar, dentro de su finca, villa-columpios.

Dentro de su finca, villa-columpios

El duque recibió la visita de su prima, la condesa de Arangiz, con quien le podemos ver en su caseta, dentro del complejo de villa-columpios.

Con la condesa de Arangiz

El duque también participa en la vida social de la villa. En esta ocasión, con la marquesa de Deusto, su madre, participando en la tradicional tocada de campana, en la ermita de San Roque, celebrada tras la no menos ancestral chocolatada.

participando en la vida social de la villa

A pesar del ajetreo del verano, el duque no descuída su forma física. Aquí le podemos ver ejercitando sus músculos, auténtcos objetos de deseo de miles de féminas en todo el mundo, en su piscina, durante un exclusivo entrenamiento, celebrado únicamente para él y algunos de sus allegados más íntimos.

ejercitando sus músculos

Aquí en un tierno momento de complicidad paterno-filial, con su padre, el marqués de Deusto, en otro rincón de su coqueta piscina.

complicidad paterno-filial

Por supuesto, tanto ejercicio, da hambre. Oportunidad que el duque aprovecha para degustar la gastronomía local.

el duque aprovecha para degustar la gastronomía local

El duque no abandona, ni siquiera en vacaciones, su gran pasión, la velocidad. En esta ocasión en su réplica del Ferrari de Michael Schumacher., bellamente iluminado.

en su réplica del Ferrari de Michael Schumacher

Y con su otro deportivo, en compañía sus bellas primas, las condesas de Castellanos y Arangiz, con quienes ha compartido el lugar de veraneo.

El duque y las condesas

No obstante, el duque también tuvo tiempo de desplazarse hasta su residencia habitual, para disfrutar de las fiestas patronales, en honor a Santa Mari Jaia del niño Jesús, con cuya imagen, llevada en procesión, aparece en esta fotografía.

Con Santa Mari Jaia del niño Jesús

El duque, a modo de despedida de nuestros lectores quiso dedicarles unas palabras: "Hasta la vista, baby".

Hasta la vista, baby

2004-09-02, 01:00 | 0 comentarios

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://oier.blogalia.com//trackbacks/21124

Comentarios


Creative Commons License
Esta obra está publicada bajo una licencia Creative Commons.