El Diario de Oier

Vivencias, hazañas e impresiones de un niño. Desde la cuna hasta que me canse.
Añade este blog a tus favoritos - tus feeds

El diario de Oier

Inicio > Historias > Historias para no dormir

Historias para no dormir



Queridos amigos, hoy inauguramos una nueva serie dentro de este diario: "Los cuentos de Begotxu (Begotxu's tales)". Una apasionante serie de relatos cortos, que nos mantendrán con el alma en vilo, pendientes de lo que le ocurra a nuestra protagonista. No os entretengo más. Os dejo con el primero de los relatos. Sed buenos.

Oier Ibañez Serrador

A las cinco (hora torera), me dan el biberón (sí, ya no tomo pecho, que hay que trabajar mucho). Tras el susodicho biberón de las cinco (el mismo que en Inglaterra toman con té), tengo por costumbre echar una siestecita. A tal efecto me dejan la persiana de la habitación subida, por aquello de la claridad, y yo me echo en la cuna.

Hasta ahí muy bien. Estaba yo tan plácida dormida, cuando de repente, abro los ojos, y nada. Todo negro. Que no veía. Imaginaos. Yo escuchando a la familia en la sala, ajenos a todo, y sin poder ver. ¡Me había quedado ciega!

Como es de suponer, rompí a llorar, desesperada ante mi desgracia. Por fortuna, mi llanto fue escuchado (como para no oirme, a la potencia que lloro). Mi aitatxu vino al rescate, y se hizo la luz. ¡Jopé, qué susto!.

Resulta que mientras dormía, el sol se había subido en una barca para navegar durante toda la noche por debajo de la tierra y renacer nuevamente al día siguiente. Bueno, eso es lo que cuentan en Egipto a los niños. Aquí decimos, simples que somos, que se ha hecho de noche. Pero el susto no me lo quita nadie. Ya no me dormí hasta después del siguiente biberón.

Saludos desde la cripta

Begotxu

2004-12-10, 01:00 | 0 comentarios

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://oier.blogalia.com//trackbacks/24138

Comentarios


Creative Commons License
Esta obra está publicada bajo una licencia Creative Commons.