El Diario de Oier

Vivencias, hazañas e impresiones de un niño. Desde la cuna hasta que me canse.
Añade este blog a tus favoritos - tus feeds

El diario de Oier

Inicio > Historias > Me racionan los posteos

Me racionan los posteos



Me cuenta mi aita, que de momento me dé por satisfecho si puede postear una vez por semana. Yo lo he intentado, pero él se ha mostrado inflexible, y como esto es un hobby, y no produce nada, no como el trabajo, que ennoblece y da dineros, pues, queridos fans, a aguantarse tocan.

Y es que, aunque alguno no se lo crea, me paran por la calle a pedirme que postee más, y sobre todo que ponga más fotos. Ya veis que no es por mí, si no por mi respetado y venerado progenitor, la causa de vuestras desdichas.

Volviendo a mi persona, ya estoy oficialmente curado del ataque de asma o bronquilitis sin fiebre de la semana pasada. Todavía toso un poco, pero es que con estos fríos, me parece lo menos que mi organismo puede hacer.

Y hablando del tiempo, ayer se inauguró el Ikea de Barakaldo, y en un publi-reportaje pagado, salía una entrevista con el presidente del Ikea este, y decía que echaba de menos la nieve de su país. Menos mal que ha venido este año, que si llega a venir cualquier otro, la nostalgia iba a causarle depresión. A no ser que la de su país sea otro tipo de nieve ;-)

El Viernes me invitaron a una boda de unos amigos de mis aitas, en el Salón Árabe del ayuntamiento de la Muy Noble, Muy Leal e Invicta Villa de Bilbao (así está escrito en el susodicho salón). Fue multicultural. De un lado, el salón, que era árabe, de otro el novio y familia, islandeses ellos. La novia es asturiana, los amigos y el ayuntamiento de Bilbao de toda la vida, y el punto divertido lo puso el aguacil, o el cargo que tuviera el oficiante, cuando hizo la mitad de la boda en euskera, cuando lo lógico hubiera sido hacerla en islandés y bable, digo yo. Me lo pasé muy bien, porque había otro niño, algo mayor él, pero jugamos mucho juntos.

El Sábado, apareció mi amama Begoña por sorpresa en casa. Y sorpresivamente también, mis padres se fueron por ahí, a celebrar el cumple de amatxu que es este Viernes. Está bien quedarse con amama. Me da más chuches, y puedo engañarla para quedarme más rato levantado.

Y el Domingo, como siempre, comida de primos en casa de amama. Juegos sin fin hasta que nos vienen a recoger. Y luego, pregunta el pediatra si me fatigo. Pues un poco sí, la verdad, ¿Estoy muy mal, doctor?

Hasta la próxima, que veremos cuándo es.

Oier

2005-03-02, 01:00 | 0 comentarios

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://oier.blogalia.com//trackbacks/27509

Comentarios


Creative Commons License
Esta obra está publicada bajo una licencia Creative Commons.