El Diario de Oier

Vivencias, hazañas e impresiones de un niño. Desde la cuna hasta que me canse.
Añade este blog a tus favoritos - tus feeds

El diario de Oier

Inicio > Historias > Bilbao, del óxido al titanio

Bilbao, del óxido al titanio



Como el Viernes ya empecé con el tema, lo voy a continuar hoy. Me refiero al cambio que está, todavía, experimentando Bilbao, más allá del efecto Guggenheim, y de la remontada post-industrial hacia la categoría de gran ciudad europea.

Tiene que ser todo un poema la cara que se le puede quedar a cualquiera que no haya visitado la villa en 15 años. Que a veces, parece que fue ayer, y otras, parece que hace mil años que Bilbao se llena de turistas, y los cafés de la Plaza Nueva se nos pusieron imposibles a los bilbaínos de toda la vida.

Porque fue hace casi 15 años, concretamente en Febrero del 91, cuando responsables de las Administraciones Vascas se pusieron en contacto con la Solomon R. Guggenheim Foundation para proponerle su participación en una parte de su plan de revitalización de Bilbao. Dos años despés se presentaron los primeros diseños, y no fue hasta Octubre del 94 que se puso la primera piedra de unas obras que duraron 3 años. Antes de ayer, vaya.

Con el metro pasa más de lo mismo. La línea 1 se inauguró el 11 del 11 del 95, va a hacer 10 años, pero es que la línea 2 sólo tiene 3 años, y los que le quedan para acabar. El palacio de congresos Euskalduna, se inauguró en el 99, y el paseo de Abandoibarra, que ya es "de toda la vida", sólo ha podido ser pisado desde finales de Marzo del 2003, como muy bien recogía Tenebris en su blog sobre Bilbao.

Vamos, que lo de Bilbao, ciudad de servicios, es una cosa totalmente nueva, a la que nos hemos (se han, que para mí lleva así toda la vida) acostumbrado con una facilidad pasmosa. Ya nadie parece acordarse de las Líneas Pinillos que hacían levantar el Puente de Deusto casi todas las semanas, de los microbuses (y mucho menos del trolebús), de los gasolinos que cruzaban la ría o las gabarras (desgraciadamente, ni de la del Athletic ya). De cuando no existía el puente de Rontegi, que estuvo inacabado muchos años, con las dos partes separadas por unos 200 m, colgando en el vacío, no voy a hablar, que es remontarse a mucho tiempo atrás (finales de los 70, creo). Pero el de Euskalduna se abrió en el 97, casi a la vez que el Zubizuri de Calatrava, por ejemplo.

Cuentan que en los 80, si subías al Gorbea, se sabía dónde estaba Bilbao por la "niebla" color óxido que la envolvía. Que cuando pasabas en coche por Sestao, había que poner las luces por los humos de Altos Hornos, y las casas siempre estaban tiznadas de hollín, que los niños de la márgen derecha no sabían que en la izquierda había otros niños, que vivían detrás de las fábricas, o más atrás, entre los montes mineros. Niños, cuyos padres se quedaron en paro con la reconversión industrial, a quienes les parecía, con toda la razón, que invertir ingentes cantidades en museos y paseos, en vez de revitalizar la industria, era tirar el dinero, y condenar a la pobreza a miles de familias. Afortunadamente, parece que las cosas van un poco mejor hoy, en este Bilbao convertido en scalextric de tamaño real, que a buen seguro llenará sus restaurantes y hoteles de lujo, y anunciará sus museos, sus pintxos, sus paisajes y playas en mil y una ferias de turismo.

Bilbao, quién te ha visto y quién te ve. Del óxido al titanio. De construir barcos, a ofrecer paseos por la ría. De teatros cerrados, a estrenos mundiales. De humos y vertidos, a peces en la ría y cielos claros. De trenes llenos de obreros, a tranvías con turistas.

A mí que no me quiten mi nuevo Bilbao, con su carita limpia y sus trajes de diseño. A ver si lo terminan de una vez ;-)

Oier

2005-07-04, 08:58 | 1 comentarios

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://oier.blogalia.com//trackbacks/31375

Comentarios

1
De: Krollian Fecha: 2006-01-05 17:28

Bilbao está precioso. Y además las obras “escrupulosamente realizadas” las pagamos todos. Al rico blog. Para quien quiera ver la otra cara...
www.elciudadanocabreao.blogspot.com




Creative Commons License
Esta obra está publicada bajo una licencia Creative Commons.