El Diario de Oier

Vivencias, hazañas e impresiones de un niño. Desde la cuna hasta que me canse.
Añade este blog a tus favoritos - tus feeds

El diario de Oier

Inicio > Historias > Sol y piscinas

Sol y piscinas



De momento, el tiempo sigue acompañando, y vamos todos los días a las piscinas.

Y claro, las mejoras en el “nado”, son notables. Por ejemplo, Begotxu ya nada sólo con manguitos. Y yo sólo con churro. Ojo, un churro piscinístico, un cilindro de espuma, vaya.

Y tan bien vamos, que amatxu me ha apuntado a un cursillo que hacen aquí. Ayer fue el primer día, y pude hacer todo lo que me mandó el profe. Y hasta nos felicitó a mi prima y a mí por lo bien que lo habíamos hecho.

Este último fin de semana, vino mi amiga Jone a pasar un par de días en el pueblo. Y aparte de pasar todo el día en las piscinas (hasta comimos en el bar de allí), a Amama se le ocurrió que cenáramos todos en “el losao”, una placita que hay delante de la iglesia, justo debajo de casa. Unas toallas a modo de asiento y mesa, vasos y platos de plástico, y unas tiras de pollo, que se podían coger con la mano, para no tener que usar cubiertos. Y de postre, agujeros de Filipinos. Nos lo pasamos fenomenal.

La nota negativa, la dimos el Lunes, que hubo una fiesta para los niños sordomudos de Bielorrusia, que deben estar pasando unos días por la zona. El caso es, que entre otras actividades, menos interesantes, pusieron unos papeles grandes para pintar en el suelo, con ceras, rotuladores... ¡Y pintura de manos! Yo que iba con patines, los dejé entre rojos y azules, y Begotxu parecía un Miró toda ella…

Pero fue divertido ;-)

2007-08-02, 08:43 | 0 comentarios

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://oier.blogalia.com//trackbacks/51266

Comentarios


Creative Commons License
Esta obra está publicada bajo una licencia Creative Commons.