El Diario de Oier

Vivencias, hazañas e impresiones de un niño. Desde la cuna hasta que me canse.
Añade este blog a tus favoritos - tus feeds

El diario de Oier

Inicio > Historias > El canon

El canon



El tema de moda, el canon, o cómo hacer pagar a justos por pecadores, y dárselo a una entidad privada, que no demuestra a dónde van a parar esos dineros, es objeto de debate estos días.

Por un lado los artistas (algunos) y por otro la SGAE, y ProMusicae, dos entidades privadas de gestión de derechos de autor, con ánimo (y mucho) de lucro.

En medio, el gobierno de España, que ha aprobado un canon, que se aplica a todo lo que pueda almacenar y/o reproducir información. Y digo información, que no sólo de música vive el hombre.

En la red se pueden encontrar ambas posturas, a favor, como ésta de El Gran Wyoming (tesis, todo el mundo pilla, yo no voy a ser menos), o esta otra en alzado.org (mira como pillan los que dice Wyoming, pero me mis razonamientos son menos sólidos que unos cimientos a base de flan), por citar dos de las más recientes; o en contra, razonando, como en tu opinión importa (con muchos números que no explica de donde saca), y un sinfín más sin razonar tanto, que no voy a enumerar porque seguro que ya habeís leído muchas de ellas.

En las opiniones a favor se suele argüir que la gente se baja y/o copia música, películas y series (curiosamente, hace mucho que no se oye sobre la copia de software), y que los autores, productores, y artistas en general, no ven un duro por ello.

Del otro lado, se dicen, básicamente, dos cosas:

1.- Si yo me compro un CD de música (vale para un DVD o lo que sea), pago por poder escucharlo dónde, y como sea (Copia privada). Esto es legal en España. Entonces, ¿Porqué tengo que pagar un canon, por ejemplo, por poner ésa canción en el móvil, o en el mp3, o grabármela en un cd para escuchar en el coche? Un ejemplo, mi aita tiene el principio del Money for Nothing en su móvil. Tiene ésa canción en concreto en: Cassete, Vinilo, CD (varios), DVD. Todos ellos originales. Es decir, ha pagado media docena de veces por esa canción. ¿No tiene todo el derecho a ponérsela en el móvil? Por no hablar de tener que pagar por guardar mis fotos, mis documentos, mis videos, etc.

Otra cosa es que haga copias y las venda. O que saque algún tipo de beneficio con ello.

Y al hilo del beneficio, ¿Qué beneficio obtiene un conductor de autobús por poner la radio? ¿No pagan las radios a la SGAE por los temas que pinchan? ¿No es acaso una forma de dar a conocer el trabajo de los artistas, para que vendan más discos, y llenen conciertos? Y encima los multan. Para mí, pasa lo mismo con los bares.

2.- La SGAE no posee los derechos de todos los autores, no dice a quiénes representa, ni si la música que se pone en los bares/se baja la gente/se distribuye como sea, está representada por su entidad, sino que cobran por poner la radio, la tele, o música, sin más. Así mismo, que yo sepa, tampoco ha demostrado, cómo redistribuye el canon y los derechos derivados a los autores y artistas, que estoy seguro de que ganan más llenando conciertos, porque su música es conocida, que vendiendo discos.

Para acabar, una pregunta:

Si grabar una serie de la tele no lleva (tanto) canon, grabarla de Internet ¿Por qué es un problema para la SGAE y cía.? Si hacerme una cinta de cassette con mis canciones favoritas no lleva (tanto) canon, grabarla en mi iPod ¿Por qué sí? Y si por pasarnos esa misma cinta entre los amigos, no pasa nada, si lo hacemos a través del ordenador, ¿Por qué sí?

Y la del millón de euros: Si la copia privada es legal, ¿Por qué me cobran un canon por los sistemas de almacenamiento, y hasta por la conexión a Internet (que mucha, mucha gente, usa para trabajar)? Si soy inocente, ¿Por qué tengo que pagar, y menos a una entidad privada que no demuestra (presunción de inocencia al carajo), que lo que yo copio, no es ilegal?

Para terminar un artículo sobre el tema de un fiscal del Tribunal Supremo de Justicia de Madrid, Pedro Fernando Martínez, del periódico Diagonal. Me quedo con un par de párrafos:
“La era digital está aquí, y está generando una redefinición radical del funcionamiento de la sociedad. Ése es el caso del comercio electrónico. Las P2P ya no se aplican únicamente al intercambio de música y cine, sino a todo tipo de bienes, incluido el dinero. Las P2P lendig son un claro ejemplo de sistema de intercambio de dinero sin intermediario. En estas redes el banco somos nosotros, ¿pedirá la banca un canon?
En esta capacidad de intercambio directo y de creación de conocimiento reside la gran innovación de las nuevas tecnologías. Con internet a la cabeza, hacen realidad la frase del Nobel George Bernard Shaw. “Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos manzanas, entonces tanto tú como yo seguimos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea, y yo tengo una idea, e intercambiamos ideas, entonces ambos tenemos dos ideas”. Esta filosofía, impracticable hasta ahora, amenaza no sólo a los gestores de los derechos de autor, sino al comercio tradicional e incluso a la política, ya que el ‘representante’ deja de tener sentido cuando la comunicación es directa.”

Buen finde.

P.D.: todas las referencias a favor y en contra de este post, fueron publicadas ayer en Menéame


Etiquetas: ,

2008-01-11, 08:55 | 2 comentarios

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://oier.blogalia.com//trackbacks/54715

Comentarios

1
De: Oier Fecha: 2008-01-11 09:46

Hoy en El País: Muchos autocares dejan de emitir películas para no pagar a la SGAE.

Poner un DVD o escuchar una canción en un autobús escolar tiene un precio. Un mínimo de 1.197,73 euros, la cuota que las empresas de transporte deben pagar a la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) por cada autocar que tenga equipo de sonido e imagen.

¿Y la presunción de inocencia? ¿Y lo disparatado de la cuota? Eso es robar, y punto.



2
De: Anónimo Fecha: 2008-01-14 14:56

HAN TARDAO POCO EN LIQUIDAR AL FISCAL INCOMODO!!!




Creative Commons License
Esta obra está publicada bajo una licencia Creative Commons.